El Banco Santander ha sido condenado en una reciente Sentencia por no facilitar a los herederos de un cliente fallecido la información relativa a las operaciones bancarias que éste mantenía con la entidad, alegando que, de no haber orden judicial, el tratamiento de esta información vulneraría el derecho a la intimidad personal del causante, a pesar de que todos ellos eran legítimos herederos y cotitulares de las cuentas corrientes.

Argumenta la Sala su decisión en virtud del artículo 661 del Código Civil, razonando que el heredero, tras la sucesión, pasa a ocupar la posición del fallecido, y por ello no se le puede negar el acceso a la información relativa a los depósitos, transacciones y demás operaciones, entendiendo que el heredero también se subroga en la titularidad de derechos y obligaciones de contenido patrimonial.

 Por ello, la pluralidad de intervinientes en una misma cuenta corriente atribuye a cada uno de ellos el derecho a la información sobre todas las operaciones efectuadas en ella, así como la facultad de operar en la misma, sin que pueda imponerse el derecho a la intimidad familiar y personal del otro contratante, ya que, en ese sentido, argumenta, el fallecido consintió de manera expresa y anticipadamente ese acceso por parte de los otros intervinientes.

Desde Aliaga Abogados nos ponemos a su disposición para asesorar y ampliar por un profesional especializado todas las dudas que pudieran derivar de la presente noticia.